plagiosos.com
Un portal original

PlagioS.O.S.org es un portal de formación ciudadana en derechos de autor y denuncia pública de casos de violación a la propiedad intelectual y al derecho de autor, cometidos en Hispanoamérica.

Nos trasladamos a la dirección electrónica http://www.plagios.org/ 

La creatividad es un aspecto inherente al ser humano. El ser humano es producto de su creatividad y puede decirse que es por ella que somos humanos. Todas las personas y culturas poseen y desarrollan su capacidad creativa, individual y colectiva.

La creatividad se expresa o materializa en distintas construcciones tangibles, verificables, que reciben denominaciones diferentes, como son los libros, revistas, pinturas, fotografías, grabados, esculturas, artefactos diversos, etc. De esta manera poemas, cuentos, canciones, ilustraciones, caricaturas, dibujos, pinturas, artículos científicos, ensayos, herramientas, máquinas, etc. dan vida a las ideas que gravitan en la mente de los individuos y las sociedades. Generalmente la creatividad se relaciona con los inventos y las producciones literarias, artísticas y científicas.

Un autor es la persona o personas, hombre, mujer, niño o anciano quien crea, construye y da vida a una obra o invento, cualquiera que estos sean. Toda persona tiene capacidad creativa, sin duda. Pero, ¿toda persona materializa el brillo de su creatividad? ¿La creatividad de una persona, no es su forma de riqueza y de ser singular frente a un mundo que lo pinta homogéneo? Y un creador, quien quiera que sea, ¿tiene derecho o no sobre su obra?

Una vez culminado el acto creativo, esa persona, de inmediato, adquiere propiedad sobre su creación. Y, una vez lograda tal materialización, ¿es susceptible de valoración y respeto social su creación y por lo tanto su autor? Algunos logros humanos son colectivos y fruto de largos procesos de acumulación de saberes; otros logros sólo son posibles por el esfuerzo de un individuo o un grupo de ellos, en el contexto de su sociedad.

Ha sido un largo proceso lograr la valoración y respeto de las obras creadas y sus autores. En la práctica, la legislación de derecho de autor consiste en eso: en el respeto a los autores, de cualquier tiempo, lugar y circunstancia. Por ello, en últimas, el derecho de autor no es otra cosa que una lucha por el respeto a la dignidad humana.

En aras de tal respecto, modernamente, esas obras y autores son protegidos por la legislación nacional e internacional, mediante leyes y tratados de propiedad intelectual y derechos de autor. Existe una gran similitud o coincidencia en las leyes de derechos de autor emanadas por países distintos. En su espíritu todas las legislaciones dan garantía al autor original, esto con el propósito de proteger y estimular la inventiva humana.

El plagio autoral es el acto de copiar textual o en substancia el trabajo de otro, sin citar las fuentes y sin autorización legal y previa, con el propósito de hacer aparecer como propio el trabajo realizado por otra persona. El plagio autoral es, sin duda, una agresión o un acto de violencia de apropiación indebida contra un autor original. Un plagio autoral es un acto ilegal de irrespeto, toma o secuestro de un texto ajeno.

Un plagiario es la persona que arrebata y desconoce el producto del acto creativo de otra persona, es una modalidad de robo censurable y condenable.

Puede afirmarse que en la actualidad, con todas las ayudas tecnológicas computacionales existentes, el plagio autoral es un acto consciente y premeditado, donde difícilmente puede ampararse en la existencia de error o fallo humano, mucho menos el artificio de plagio involuntario. El plagio autoral no sólo consiste en robar, en parte o su totalidad, el trabajo intelectual realizado por otro, sino que configura un engaño o fraude a los lectores de la publicación que cometió el plagio, así éste no sea detectado. Es un “falso positivo” en la medida en que el lector incauto, piensa que la información y conocimiento que lee y observa pertenece y tiene su origen en las personas que figuran como autores, y no lo son realmente. En esa medida y extensión, el plagio es más grave aún.

¿Por qué un “autor” un día decide convertirse en plagiario? ¿Un plagiario siempre lo ha sido? ¿Se nace o se hace plagiario? Hay un abismo entre la falta de originalidad o incapacidad de producir intelectualmente y la ambición al prestigio y beneficios derivados de las publicaciones, en un sentido amplio, ¿ese vacío se puede rellenar mediante el desconocimiento y robo del trabajo de otros?

La existencia de jugosos estímulos académicos (morales y patrimoniales), falta de idoneidad personal y profesional, carencia de escrúpulos y un medio institucional malsano y permisivo posibilita que directivos y académicos se valgan de recursos del Estado para publicar con frecuencia “nuevos” documentos, por lo menos varios al año (entre libros, artículos y ensayos) y, de esta manera, enlucir su currículum vitae, saltar en el escalafón profesoral y lograr ascensos socioeconómicos a partir del asalto del erario público y la confianza ciudadana. Por ejemplo, en Colombia, a partir de la década de 1990, la legislación brinda una serie de estímulos materiales por publicación a los funcionarios públicos; en la Universidad Nacional de Colombia, por cada libro publicado, otorga a sus docentes hasta 20 puntos en el escalafón y, con ello, un salto de garrocha en sus salarios y demás beneficios económicos.

La mezcla de falta de formación profesional, relaciones de poder favorables y estímulos suculentos, con seguridad hacen brillar los ojos a no pocos carentes de talanqueras. Por ello, sería suficiente con revisar hojas de vida de directivos y docentes, que ocupan altos cargos en instituciones educativas y de investigación, y detectar que, a pasar de sus múltiples cargos, funciones y ocupaciones, publican de manera incesante, sin fatiga. No es raro que cada año publiquen un libro, así como varios artículos y ensayos. Podría realizarse la labor ciudadana de investigar esas publicaciones y menos raro que su originalidad se encuentre en entredicho, sin mencionar la calidad y aportes novedosos al conocimiento, las ciencias y artes.

Así no lo parezca, el plagio es una agresión evidente al autor original, esa agresión lo afecta moral y materialmente. La persona o personas que han sido víctimas de plagio autoral ven afectada su credibilidad en el ser humano, surge la desconfianza en los demás autores, y temen que en cualquier momento y escenario el producto material de su creatividad pueda ser asaltado o robado nuevamente. Esto se acrecienta cuando todo queda en la impunidad, a pesar de las pruebas y denuncias.

Generalmente el plagiario es alguien con poder, dinero e influencias o capacidad intimidatoria, alguien que mediante soborno y tráfico de influencias sabe que puede salir victorioso o invicto de una acusación por violación al derecho de autor. Casos se han visto.

Pero, ¿por qué, una vez conocido un eventual plagio los autores originales no siempre denuncian? Generalmente los autores que han sido plagiados temen denunciar, porque el plagiario y su círculo de influencias ejercen distintos tipos de presión, sutiles y evidentes, sobre sus víctimas y estas pueden sentir vergüenza y temor de reclamar sus derechos autorales.

De manera gradual, los autores y población en general, se harán conocedores de la ley de derechos de autor y la necesidad de enfrentar y sancionar a los plagiarios.

Este esfuerzo de PlagioS.O.S.org, como un portal independiente y participativo, está orientado a la formación ciudadana en derechos de autor. Buena parte de nuestra labor se centra en exaltar la creatividad humana, más allá de cualquier valoración en su presentación, estética o sentido práctico que estas tengan o puedan tener. Es también un lugar de exposición de denuncias de estudios de caso, culminados o en proceso, debidamente documentados, que ilustren a la ciudadanía en conductas y hechos violatorios o presuntamente violatorios al derecho de autor.

Es un portal sencillo y en construcción permanente, realizado con cariño y numerosas limitaciones. Está orientado al análisis de la legislación respectiva y a la denuncia pública de estudios de caso donde se presenta la posible violación contra la propiedad intelectual y el derecho de autor. Esto sin duda contribuye al estudio académico y popular, al fortalecimiento de una sociedad capaz de valorar el esfuerzo humano por construir ideas y su materialización y tener elementos de análisis para sancionar la comisión de delitos de violación a los derechos de autor.

Contacto: plagiosos@gmail.com